was successfully added to your cart.
Consejos

Praxias para mejorar el habla

De 31 julio, 2017 No Comments
praxias para mejorar el habla

Antes de empezar a hablar sobre las praxias, es necesario que nos familiaricemos con el término dislalia. Una vez que lo tengamos claro, pasaremos a definir las praxias, la explicación de su uso, las causas de la dislalia y, por último, como corregirla.

Introducción a la dislalia.

La dislalia es un trastorno del lenguaje que se muestra cuando existen problemas a la hora de articular correctamente las palabras. Al hablar de ella, nos encontramos con 3 tipos de dislalias: funcionales, fisiológicas y audiógenas. Veámoslas más detalladas a continuación:

Tipos de dislalias.

Se dan cuando los órganos periféricos del habla no funcionan de forma correcta, es decir, es un defecto de la articulación del lenguaje. En este caso, no está provocado por ningún defecto orgánico. Este tipo de dislalia es el más común y puede estar causado por un bajo nivel cultural, desinterés de los tutores, etc.

Se produce cuando existen ciertos fallos en los órganos que intervienen en el habla y, por tanto, se producen defectos en la pronunciación.

Surgen por la inmadurez de los órganos del habla cuando aún los niños son pequeños, por lo que si a partir de los 4 años continúa la fase de dislexia, ya sería preocupante porque podría estar causada por motivos orgánicos.

En este caso, se trata de un problema de audición, al no escuchar bien no se puede expresar con normalidad y dificulta el aprendizaje del niño.

¿Qué son las praxias?

Una vez hemos introducido el término dislalia, es el momento de definir el concepto praxia. Denominamos las praxias como una serie de movimientos sistemáticos, que se llevan a cabo para conseguir pronunciar de forma correcta los sonidos que forman el habla.

¿Por qué se han de utilizar praxias?

Cuando un niño no produce bien los sonidos, es posible que sea porque hay una ausencia de movimientos correctos de los músculos que permiten la buena articulación de los sonidos y se denomina dislalia. Al tratar de un proceso progresivo, en función de la edad del niño se considerará normal o anomalía (articulación errónea) esta falta de movimientos correctos.

Una adecuada utilización de las praxias es necesario para:

  • Tener una correcta articulación de los fonemas.
  • Conseguir una buena coordinación de los labios, mejilla, soplo, lengua y velo del paladar.
  • Mejorar los modelos musculares alterados.

Por tanto, si realizamos correctamente las praxias obtendremos una adecuada articulación de los fonemas.

Para poder entender mejor la relación entre la edad del niño y si hablamos de una anomalía o no, vamos a exponer un ejemplo muy claro: la articulación de la “rr”, al estar todos los órganos fonoarticulatorios comprometidos es normal que un niño de entre 3-4 años no pronuncie este sonido ya que no tiene la precisión necesaria desarrollada aún.

Las praxias están profundamente conexas con la articulación adecuada del habla, por lo que son necesarias la rehabilitación de la disartria y la disglosia y la reeducación de las alteraciones de la articulación.

Origen de las praxias.

ejercicios praxias linguales

Resumiendo los tipos de dislalias, las causas pueden ser varias, pero es fundamental detectar la causa para realizar los ejercicios que corresponden y poder corregir a tiempo la dislalia.

  • Mal funcionamiento de los órganos articulatorios: dislalia funcional.
  • Lesiones o malformaciones: dislalia orgánica.
  • Pronunciación incorrecta por un problema de audición: dislalia audiógena.

 

Ejercicios de praxias linguales.

A continuación, os mostramos una serie de ejercicios de praxias, para poder combatir la dislalia y mejorar el habla.

Ejercicios de praxias.

Ejercicios para mandíbula y mejillas:

  • Abrir y cerrar la boca rápida y lentamente.
  • Movimientos de mandíbula hacia delante y hacia atrás.
  • Pasar el aire de una mejilla a otra, inflando las mejillas.
  • Succionar las mejillas simultáneamente.
  • Bostezar con la boca abierta y cerrada.
  • Masticar de forma exagerada.

Ejercicios linguales:

  • Chasquear la lengua.
  • Empujar las mejillas con la lengua.
  • Realizar un movimiento rotatorio con la lengua por dentro y fuera de los labios.
  • Mover la lengua de una comisura a la otra de los labios.
  • Ejercicios de vibración de lengua.

Ejercicios Velo-palatinas:

  • Soplar.
  • Bostezar.
  • Pronuncia la “a” y la “i” sostenida.
  • Toser.
  • Hacer gárgaras.

Ejercicios Labiales:

  • Morder el labio inferior con los incisivos superiores.
  • Sonreír enseñando y sin enseñar los dientes.
  • El labio superior chupa el inferior, y viceversa.
  • Hacer vibrar los labios.
  • Poner los labios en posición de beso y sonrisa (con los labios cerrados).

Recomendamos hacer estos ejercicios junto a vuestros hijos 2 veces al día y con varias repeticiones para que se asocie de forma correcta los sonidos con los movimientos realizados, como si de un juego se tratase. Así les será mucho más fácil aprenderlos.

Sería ideal crear una rutina en nuestro día a día para realizar estos ejercicios, y así no les dará pereza realizarlos. Dichos ejercicios han de ser cortos (2-3 minutos) para que sea un juego más dinámico.

Con estos ejercicios de praxias junto con la ayuda de un logopeda, los posibles errores que tengan los niños a la hora de hablar se corregirán con mucha más facilidad. Si animamos a los niños a medida que van avanzando, trabajaremos en su motivación personal, y sus ganas de aprender aumentarán cada vez más.

 

¿Qué te ha parecido este artículo sobre las praxias para mejorar el habla?

(23 votos, promedio: 4,74 de 5)
Cargando…

 

Consulta 21

Acerca de Consulta 21

Centro de psicología y logopedia líder. Prestamos servicio en todo el territorio nacional. Nuestro objetivo: ayudar a cada una de las personas que confían en nosotros desde un trato profesional, pero siempre cálido y cercano. Si quieres un gabinete de psicología referente... ¡Somos tu centro!

Deja una respuesta

Contáctanos por Whatsapp