Decide por tí

psicologos para tomar decisiones

Pásate por nuestro #BlogDePsicología

¿Cuantas veces tomamos decisiones anteponiendo el bienestar de los demás frente al nuestro propio?

A diario, nos enfrentamos a la elección de llevar a cabo una acción, tomar una decisión, la cual viene supeditada por el qué dirán, o simplemente porque creemos que afectará directamente a terceras personas de nuestro entorno. La cosa se complica aún más si cabe, si esa afección es negativa y de una persona cercana (un familiar por ejemplo). Pongamos un ejemplo típico: supongamos un grupo de amigos de Málaga que han quedado para cenar un Sábado cualquiera. Se decide ir a un sitio al que realmente no te apetece ir; has tenido una mala experiencia con ese local, no te gusta el tipo de comida que ofrecen, no te agrada dónde está,… Pero todo el mundo quiere ir, incluido tu pareja. ¿Qué sueles hacer en esos casos? Evidente, callamos, cedemos y vamos. Porque si decidimos anteponernos a cualquier precio y no ir, tendremos un problema, bueno no 2: uno con nuestros amigos y otro con nuestra pareja. O eso creemos.

¿Y si probamos un día a tomar la decisión en base a nuestro gusto? ¿Y si lo que uno quiere es una alternativa que agrada el resto? Entonces, el problema deja de ser de decisión y pasa a ser de comunicación. Lo importante es comunicarnos correctamente, llevar a cabo lo deseamos, y así andaremos en el camino hacia la felicidad.

Por pequeños casos como este, poco a poco, podemos llegar a causarnos estados de ansiedad o estrés, que si reflexionas terminan causando a nuestros allegados una preocupación o insatisfacción mucho mayor, y todo (no lo olvides), por no haber tomado una decisión pensando en tí, o una mala comunicación.

Cúmulos como estos, llegan a un punto en el que, o lo pones en manos de un psicólogo, o “la bola” se hace tan grande que ya no sabes cómo salir.

Así que recuerda, la decisión siempre la tienes tú.

Deja una respuesta

Contáctanos por Whatsapp